Islandia. ¡Un viaje sostenible de 10!

Islandia es el ejemplo perfecto de viaje sostenible, un lugar maravilloso que ofrece parajes increíbles llenos de pureza a través de la naturaleza: Con sus volcanes, cuevas heladas, glaciares, montañas, fauna, flora… Islandia es una de las últimas zonas de naturaleza virgen en Europa y sus habitantes son muy conscientes de ello, por ese motivo respetan y cuidan del medio ambiente y fomentan el turismo responsable y el viaje sostenible, para que todos los que la visiten mantengan los paisajes tal como los han encontrado, respetando las señales y depositando los residuos en los contenedores correspondientes. La actitud respetuosa y consciente se respira en cada rincón de este lugar.

Lugares que no puedes perderte

Si vas a hacer un viaje sostenible a Islandia no tendrás tiempo de aburrirte, porque es una zona inmensamente rica en cuanto a parajes naturales. Pero hoy vamos a hacerte tres recomendaciones para que disfrutes de paisajes únicos, que parecen sacados de otro planeta.

  • Blue Lagoon. De todas las cosas que puedes hacer en tu viaje sostenible por Islandia queremos destacar el Blue Lagoon, un spa geotermal natural que se disfruta al aire libre, a pocos kilómetros de Reikiavik, en plena naturaleza. Unas aguas caracterizadas por un azul intenso, con columnas de humo y chorros de vapor que consiguen transportarte a otro lugar, como si estuvieses en otro planeta. Un lugar para relajarse, disfrutar de todo lo que nos regala la naturaleza y conseguir las ventajas medicinales de estas aguas, que pueden mejorar enfermedades como la psoriasis. El barro del fondo de este lago azul está compuesto por minerales que exfolian y limpian la piel y las algas, de color azul verdoso, nutren la piel y consiguen también proporcionar un efecto relajante.
  • Otro de los parajes naturales que queremos destacar de Islandia es la playa negra, formada por una increíble formación de columnas basálticas llamada Reynishverfi de 66 metros de altura. Es una playa de arena negra que está enmarcada en los altos acantilados en montañas de 340 metros de altitud, que cuentan con grandes e impresionantes aristas. Esta playa se creó gracias a las erupciones volcánicas que rompieron con los glaciares en la última glaciación del planeta, es decir, que se ha formado este paraje de forma natural y salvaje.
  • Y si tienes suerte podrás ver un géiser latiendo en acción, ya que Islandia es un territorio con una gran actividad geotérmica y es posible presenciar erupciones cada 5 o 10 minutos. Estas erupciones generan agua propulsada hasta 20 metros de altura, permitiendo disfrutar del géiser, un auténtico espectáculo de la naturaleza difícil de observar en otras partes del mundo con la misma intensidad.

Islandia es un viaje sostenible que quedará grabado en tu memoria para siempre y que te hará tomar consciencia de la importancia que tiene nuestra actitud y nuestras acciones diarias para poder ayudar al planeta.

Comparte este contenido en tus perfiles sociales:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *